Impresionismo Francés (Cine

Al acabar la 1ª Guerra Mundial, el mercado del cine francés estaba dominado por la industria hollywoodiense. Aun así, durante la década de los años 20 hubo directores que se abrieron paso proponiendo una ola renovadora en el cine.

Abel Gance  

Películas: Napoleón (1927) Un gran amor de Beethoven (1936) Austerlitz (1960)

ffdgdf

Louis Delluc 

Películas: La mujer de ninguna parte (1922) Fiebre (1921)

fhdgdf

Germaine Dulac

Películas: El clérigo y la caracola (1928) La Souriante Madame Beudet (1923)

ffdgfdf

Marcel L’Herbier

Películas: L’Inhumaine (1924) El dinero (1928) The Living Dead Man (1926)

fhdgsdf

Jean Epstein

Películas: The faithful Heart (1923) The Three-Sided Mirror (1927) Finis Terrae (1929)

ffdsgdf


 

Todos ellos tenían una profunda formación intelectual. Louis Delluc, que era crítico y teórico, se pasó a la dirección. Influido por el cine norteamericano y sobre todo por el sueco, opta por un cine psicológico, mostrando visualmente el pensamiento y el alma de los personajes.

En la Escuela Impresionista, un grupo de artistas innovadores y vanguardistas rechazaban el cine como una mercancía para las masas.

La película La souriante madame Beudet

fhdgsasdf

está construida sobre los deseos y fantasías del protagonista.

 

 

 

 

 


Los Impresionistas defendían la pureza del arte del cine, llevándola a comparar con la pintura, la poesía y en especial con la música.

“El cine debía liberarse de toda influencia literaria o teatral, transformándose en un medio a traves del cual el artista pudiese expresar sus sentimientos” Ricciotto Canudo

La emoción era lo principal, los directores se centraban en la realidad interior de los personajes dejando de lado la acción o el comportamiento.

En los momentos más intensos el ritmo se vuelve cada vez más acelerado, como en la escena de La roue (dirigida por Gance y estrenada en el año 1923), donde el choque de dos trenes está representado por un montaje de planos muy breves que se suceden muy rápidamente


El tiempo y el espacio fueron manipulados, usando imagines de la memoria, sueños, estados mentales o fantasías –> Crean un cine psicológico


 

Aunque el cine impresionista obtuvo muy buenos resultados en el ámbito artístico, no consiguió atraer al gran publico, solo a una pequeña élite.

Con la introducción del sonido en el cine, la industria francesa no estaba dispuesta a llevar a cabo proyectos tan arriesgados, con lo que la experiencia impresionista terminó junto al cine mudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s